miércoles, 22 de agosto de 2012

Precaución! Pensamiento diferente!


Esta entrada viene a colación de varias cosas que he visto, leído y vivido en los últimos... iba a decir 4 días pero mejor hablo de mis últimos 3 años.
Ayer en la entrada sobre los nuevos niños adolescentes hice un pequeño comentario sobre cómo los pequeños son apurados a crecer, a consumir, a ser parte de un sistema.
¿Para qué queremos que un niño de 7 años utilice un celular y a los 11 ya tenga su BlackBerry y se abstraiga de forma total de su entorno? No lo comprendo, generalmente la respuesta es: "Pasa que en su escuela todos sus amiguitos lo tienen y no quiero que sea raro". Pero cavando más profundo, ¿Por qué sus amiguitos tienen celulares?

La gran verdad es que todos somos parte de este sistema, y somos parte desde que nacemos, desde que nuestros padres nos indican qué está bien y que no porque a ellos se los indicaron antes. Más adelante fuimos a la escuela y nos enseñaron a seguir las masas, a mirar al pizarrón y creer en todo lo que el maestro dice y repetirlo porque nos estaban preparando para la facultad, en donde aplicaron la misma metodología porque nos preparaban para el mundo laboral donde debemos hacer lo mismo, lo único que sabemos hacer es obedecer órdenes y adaptarnos al entorno (y de paso ser explotados, porque tener un título ya no nos asegura absolutamente nada). Qué podemos sacar en blanco: la sociedad prepara gente para obedecer órdenes, seguir a las masas y consumir lo que se les diga que necesitan.

Estamos en un sistema capitalista, ok eso lo entendemos y sabemos que así funciona el mundo, pero acaso ¿No podemos aportar nada por cambiar las cosas? Las relaciones humanas cada vez están más borrosas, se habla mucho más con una persona a través de una computadora que personalmente. Entiendo que la tecnología sea una fuerte aliada, sobre todo en momentos de lejanía física, pero aún así hemos dejado que el sistema en general nos invada, se apropien de nuestros deseos y que nos hagan creer que mientras más tengas más feliz vas a ser, y si no estás actualizado, tira esa cosa vieja y compra lo último del mercado. Una amiga puso en el facebook una frase que representa lo que quiero decir "Estamos en la era de los teléfonos inteligentes y de las personas estúpidas" Otro va a pensar por nosotros. Los niños como ya hablamos en otra ocasión copian todo, y se manejan de la misma manera que los adultos ¿No es hora de pensar en un mejor ejemplo entonces?

La entrada la hice para que hagamos un parate, veamos y critiquemos un poco más el sistema, para que nuestros hijos no pierdan la capacidad de imaginar a los 9 años y se aburran de solo respirar. Todos tienen un gran potencial que se pierde en la escolarización, donde se les enseñan a ser subordinados de alguien y son una calificación, te preparan para que pienses que lo mejor que te puede pasar es trabajar en una oficina y rodearte de gente "cool" ¿Qué pasa si no nos gusta esa vida laboral? ¿Qué pasa si quiero seguir una carrera que "no me permita comer"? Se dice por ahí que hay que buscar un trabajo que se ama para no trabajar ni un sólo día de nuestras vidas, pero ¿Cuántos son los afortunados que pueden trabajar de lo que aman y no de lo que estudiaron?

Los invito a ver la película "La educación prohibida", el filme les va a permitir reflexionar mejor sobre lo referido y me despido con una frase de la parte de ficción de la peli que me encantó.
El coordinador le pregunta a la almuna: ¿No querés estudiar, tener una carrera, ser alguien en la vida?
Alumna: Pero yo ya soy alguien en la vida.


14 comentarios:

  1. Lau,vi la peli hace 2 días... tengo la cabeza cuadriculada, no puedo parar de pensar y recordar mi escolarización, los malos recuerdos, lo inútil que fue, el tiempo que perdí, los malos momentos que gané... No quiero que mi hija viva lo mismo... y ahora... Qué hacemos????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y... la pregunta del millón! Estaría bueno que empecemos a movilizar más la peli, que llegue al Ministerio de Educación que se replanteen los programas, esto es a largo plazo, pero por algo se tiene que comenzar.
      Estaría bueno que las metodologías se mechen en las escuelas, que no sea necesario encontrar una escuela perdida para asegurarnos que va a tener una educación mejor que la que vivimos, que el sistema se replantee.
      Por el momento, desde nuestro lugarcito lo único que podemos hacer es difundir supongo...

      Gracias Meli por el comentario, estamos todas en la misma!!!

      Eliminar
  2. LAu, me encantó la entrada. Muy simple, concreta y cacheteadora como suelo decir algunas veces.
    Estoy 100% de acuerdo con vos.
    Un abrazo a vos y a Sebas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lis! Me costó ehhh! No es tan fácil cuadrar ideas jaja.

      Besos!!

      Eliminar
  3. Hola Lau! me apunto a tus razonamientos ;D

    ResponderEliminar
  4. Primera vez que te leo y me ha encantado esta entrada y tu blog, es difícil correr en contra del sistema pero no imposible, hace poco escribí una entrada en mi blog sobre los ninos y la tecnología, te invito a leerla en www.cienporcientomama.com la entrada se llama: los ninos y la tecnología, saludos


    ResponderEliminar
  5. El paradigma educativo como hoy se vive fracaso y esta obsoleto, se piensa la escuela como un lugar donde el chico se queda quieto, se sienta en fila y escucha lo que la Señó le trata de explicar a su manera, voy a ser papa en octubre y me aterra pensar que mi hijo que se va a criar en un mundo totalmente interconectado y tecnológico va a tener que asistir a una escuela con un sistema que data desde la revolución industrial donde los salones de clases a modo de talleres de costura ordenan a todos y en silencio les hacen hacer el trabajo impuesto por alguien y a su manera.
    Estamos con mi esposa evaluando las distintas posibilidades y vimos algunas escuelas Waldorf y si bien nos parecen algo mas atractivas tampoco satisfacen un 100% las expectativas. Me niego que mi hijo reciba la misma forma de educación que recibió su abuelo y su padre, despues aparecen las pseudo enfermedades como el déficit de atención el autismo y los chicos hiperactivos a los que sin mas muchos terminan medicados y con la pastillita que los vuelve tontos pero funcionales.

    ResponderEliminar
  6. Hola Alcortense! Bienvenido al blog! Estoy de acuerdo con tu comentario los colegios no se ayornan a los nuevos paradigmas que se vive hoy en día, o peor, cuando lo intentas más entrenamiento de oficinistas parece...
    Conoces la metodología Montessori? Hay pocas escuelas en Argentina, pero lejos a mi es una de las que más me gusta. Si buscas en internet hay mucho material gratuito. Hay papás que educan desde su casa, sé que la opción no es para todos (yo no sabría muy bien qué hay que hacer por ejemplo) y además es a pulmón. Pero bueno, el viaje tiene varias rutas.
    Mucha suerte y saludos!

    ResponderEliminar
  7. Hola Laura, acá con Fernando estamos esperando a Camilo para Noviembre. No tenemos tele, ni pensamos tenerla; no queremos que todo sea al "modo macho" para nuestro niño, tampoco queremos juguetes carísimos de marcas conocidísimas, ni que hablen y bailen con baterias supersónicas, ni gastar increíbles sumas de dinero en cosas q necesitamos los adultos, los niños definitvamente no; tampoco queremos un ñiño que nos imponga cosas, ni uno que viva en una burbuja (física o mental), o formateado para laburar y consumir. En función de eso, a veces nos reímos y a veces sufrimos por los comentarios de la gente: que cómo vamos a excluir a nuestro hijo así, q podemos dañar su psiquis, q "ya nos vamos a dar cuenta", etc etc. Nos pone muy felices cuando encontramos gente que cree en generarle algunas "fisuras" a este sistema tan perverso, y que hace el gran laburo de intentar criar niños libres, creativos, llenos de preguntas y cosas lindas; y no marcianitos de propaganda. La realidad es q por lo q veo, los contenidos en cuanto a paternidad, no son sólo de matriz consumista, sino también de: pareja-hetero-con hijos biológicos; a veces pienso dónde saciaran sus inquietudes de información tooodas las otras personas que están también en este gran mambo de la materpaternidad. Un placer tu blog! Lucila

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucila, muchísimas gracias por el aporte, no paré de sentirme identificada en cada palabra! Creo que a veces cuesta que las cosas nos resbalen, pero si sabemos a dónde vamos lo logramos!!!
      Me hiciste acordar cuando le regalé a mi hijo un juego de escoba y palita, ahhh noooo cómo le iba a regalar eso a mi hijo!!! Él feliz, cada vez que me ve barrer busca su escobita y me ayuda :) Para el día del niño le regalamos un juego de mate él chochoooo.
      Salir un poco del marketing no sólo hace bien sino que nos permite verlos disfrutar con cosas tan simples como barrer!!

      Un fuerte abrazo y bienvenida al blog!

      Eliminar